Trigésima primera “gota”: El árbol frutal (II)

Dice Claret que “la humildad es como la raíz del árbol, y la mansedumbre es el fruto” (Aut. 372); por eso, es bueno tratar la virtud de la mansedumbre después de la humildad. Dicho de otro modo, la mansedumbre es como la materialización de la humildad. Lo que los demás ven en nosotros es la […]