La labor de Proclade en Haití


Segunda parte del documental (1 de 4) que TV Española grabó el pasado mes de abril en las zonas de Jimaní, República Dominicana, y Haití, donde va mostrando algunos proyectos donde colaboran tanto PROMICLA como PROCLADE
La reconstrucción del país tras el terremoto de 2010 no está siendo tan rápida y eficaz como se esperaba. Los misioneros claretianos, ante la pasividad de las autoridades, han asumido esta responsabilidad en varias comunidades de montaña y en Nazón, uno de los barrios de la capital.

En la frontera con Haití


Primera parte del documental (1 de 4) que TV Española grabó el pasado mes de abril en las zonas de Jimaní, República Dominicana, y Haití, donde va mostrando algunos proyectos donde colaboran tanto PROMICLA como PROCLADE

Fin temporada baloncesto Trofeo Rector UGR

  Como iniciativa de algunos Estudiantes Claretianos se formó el equipo de baloncesto de la Facultad de Teología, para participar en la liga del Trofeo Rector de la Universidad de Granada. Nuestra participación en el Trofeo Rector ha sido la novedad de la temporada, no solo en esta competición, también en nuestra Facultad que estrena […]

IMG-20140428-WA0004

DSC_0776

Semana Santa Misionera en Chirivel

La pasada Semana Santa, el P. Juan Antonio Lamarca y los 4 novicios de 2º año (José Enrique, Tomás Jesús, João y Ricardo) fuimos de misión a Chirivel (Almería), a pedido de D. Miguel, el párroco. Compartimos nuestro paso por el pueblo con Gloria, seglar de Don Benito y con Mª Carmen, religiosa de las […]


IMG_0162_tn

Crónica Congreso iMisión en Madrid

Durante los días 4 y 5 de Abril ha tenido lugar el congreso sobre evangelización a través de internet #imisión. Hubo representación de las tres ramas de la Familia Claretiana, @rosaruizarmi y @consuelormi (Misioneras Claretianas), y por último @batjose y @carricojf, (novicios claretianos).   Ha sido un gran congreso donde se han dado cita las […]


Entrevista a Manolo Ogalla sobre la inmigración

Oro, incienso, joyas, cilicios, bordados, sambenitos. Todo un imaginario histórico asociado a una idea de poder y represión acude con frecuencia a la llamada de la palabra “Iglesia”. Una Iglesia desnaturalizada y folclórica, materialista, al servicio del poder terreno y de un Dios preocupado por vigilar y castigar. La Iglesia del pecado y la culpa, alejada de sí misma y del servicio a los demás. Al margen de esta idea y de este mundo, a pie de calle, a pie de selva, incómoda para el poderoso y retando al tópico, existe, sin embargo, una Iglesia del oprimido, transformadora, austera, entregada y comprometida. Un cristianismo valiente, arremangado, golpeado por los tiranos, la pobreza y la enfermedad. El de los templos de adobe y cañas, las cruces de madera, el humanismo sincero y las cuentas sin ceros. Manuel Ogalla, representante de esta Iglesia olvidada, forjado en un barrio deprimido de una ciudad deprimida, nos cuenta cómo entiende su religión y cómo entregó su vida al pueblo shona de Zimbabue.