«Vio y creyó».

Celebramos hoy el día de San Juan Evangelista. 

Y cuando leo el evangelio de hoy me lo imagino a él y a otros dos de los discípulos de Jesús desconcertados y corriendo ante el hecho del sepulcro vacío.

Son tres discípulos a los que nadie les puede discutir su gran cariño al Maestro: 

     * María Magdalena, la que tanto había tratado al Señor y la que tanto había escuchado sus palabras. 

     * Juan, el discípulo joven quien tanto quería y era querido por el Señor. 

     * Pedro, quien le había negado tres veces pero que lloró amargamente cuando reflexionó en su traición. 

Y pienso que desde ahí, desde ese amor tan grande al Maestro, es desde donde entienden su resurrección. 

En el corazón de estos tres discípulos siempre estuvo vivo el Señor. Por eso fueron los primeros testigos de su resurrección. 

En ellos, el amor precede a la fe. Creen porque previamente aman a su Señor. 

Aviva hoy en tí el amor a Jesucristo. Lo sentirás vivo y radiante en el fondo de tu corazón.

Sigue viviendo con alegría la Natividad del Señor.

Buenos días.

Antonio Sanjuán Marín, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.