“Lo mismo vosotros: cuando hayáis hecho todo lo mandado, decid: “somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”. 

Como humanos que somos, suele ocurrirnos que cuando hacemos una buena acción, que cuando gastamos nuestro tiempo en favor de los demás, que cuando damos cualquier tipo de limosna…queremos que nos suban al podium y que nos cuelguen la medalla y, a ser posible, la de oro. 

Fue el mismo Jesús quién nos dijo que “no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha”. 

Y es también el que hoy nos dice: “Cuando hayáis hecho todo lo mandado decid: somos unos pobres siervos que hemos hecho lo que teníamos que hacer”. 

El servicio es el sello del seguidor de Jesús, sin esperar medallas ni laureles. 

Siempre que hagamos el bien nos tenemos que alegrar simplemente porque hemos hecho lo que teníamos que hacer como pobres y humildes servidores del Evangelio. 

Pide hoy al Señor capacidad de amar y de servir sin medida y sin esperar nada a cambio. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.