“El que pretenda guardar su vida la perderá; y el que la pierda la recobrará”. 

Del Evangelio de hoy me quedo con estas palabras de Jesús. Quienes han optado por entregar la vida han sido y son quienes más vida han tenido y tienen.

Y no pienso sólo en los mártires o en personas tan entregadas como una Madre Teresa de Calcuta o un San Juan Pablo Segundo o un San Óscar Romero. 

Yo pienso en tantas personas que desde la sencillez y la humildad están entregando diariamente sus vidas: madres, abuelas, médicos, enfermeras, profesores, docentes, sacerdotes, “pastores con olor a oveja”, trabajadores de muchos tipos… 

Me gustaría ser como muchas de estas personas que, sin pedir nada a cambio, se están “ganando la vida” a costa de entregarla y de perderla en servicio a los demás. 

Te invito a que hoy te embarques no en el arca de Noé, sino en la barca de la Iglesia y comiences a navegar mar adentro ganándote la vida, entregándola con alegría, valentía y esperanza. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.