“Todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre podrá ser perdonado, pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará”.

 Blasfemar contra el Espíritu Santo es sencillamente negarse a ser salvado por Dios, rechazar su amor, su cariño y su perdón. 

Es negarse a ser perdonado. 

El Papa San Juan Pablo II definió así esta blasfemia: “No consiste en el hecho de ofender con palabras al Espíritu Santo; consiste en el rechazo de aceptar la salvación que Dios ofrece al hombre por medio del Espíritu Santo, que actúa en virtud del sacrificio de la cruz. Si Jesús afirma que la blasfemia contra el Espíritu Santo no puede ser perdonada es por el rechazo radical a convertirse”. 

Pide hoy al mismo Espíritu Santo que te dejes conducir siempre por Él. 

Él te enseñará en cada momento lo que tienes que decir y lo que tienes que hacer. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.