«Sus muchos pecados están perdonados porque tiene mucho amor». 

Aparecen en este evangelio dos personajes prototipos: 

Un fariseo de conducta intachable y una mujer de conducta muy reprobable. 

     ■ El fariseo que está por encima de todo, que se lo sabe todo y que se convierte en juez de todo y de todos. 

Es una persona llena de leyes, de normas y de juicios, pero vacía de amor y de cercanía. 

     ■ Una mujer que está a los pies de Jesús que llora, que cubre de besos esos pies, que los baña con lágrimas y que los unge con perfume. 

Es una persona vacía de sí misma y llena de amor. 

Y es la persona por la que Jesús toma partido. 

Es la persona que se abre a la misericordia y el perdón de Jesús. 

Busca hoy un rato y ponte a los pies de Jesús para que Él te vacíe de todo rasgo fariseo y te llene de su infinita misericordia, de su infinito amor y de su infinito perdón. 

Disfruta del día que Dios te regala. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.