Has partido hacia el cielo de los ángeles,
sin proyectos, sin manuales,
                                                        sin timón.

Has partido hacia el final de la tarde,
sin tus calles, sin tu rastro,
                                              sin tu estrella.

Has partido hacia el eco final de la palabra,
sin tu infancia, sin tus sueños,
                                                     sin tu escuela.

Solo y  a solas,
con el rostro golpeado
                                  por la piedra
                                                       de la vida,

que resume en esta tarde,
                                   un barro  salino
                                                       de peces bordados de esperanza
en la página de mis párpados.

Ramón Uzcátegui, sc

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.