Estos días se están diciendo muchas cosas a raíz de la llegada de inmigrantes a Ceuta tras saltar la valla fronteriza. Entre ellas se habla de las heridas causadas a miembros de la Guardia Civil -a los que deseamos un pronto restablecimiento, como no puede ser de otra forma-. Pero nos parece que se hace una injustificable manipulación por parte de los medios de comunicación y muchos otros ámbitos.
Entre otras cosas, porque poco o nada se dice del sufrimiento de los inmigrantes y de las heridas que nosotros causamos en las fronteras con las vallas y las concertinas (¿Quiénes están más heridos y derraman más sangre?) Esto nos puede hacer pensar de verdad quienes son los que están ejerciendo la violencia. No deberíamos olvidar en ningún momento que las causas de este tipo de inmigración -forzosa y en pos de un futuro mejor para las personas y sus familias- está directamente relacionada con la explotación que nosotros hacemos de las riquezas de sus países y de otras circunstancias derivadas de este mundo -en muchos aspectos injusto- en el que vivimos. El papa Francisco no deja de recordárnoslo una y otra vez, así como nuestro deber de acoger, proteger, promover e integrar a los emigrantes y refugiados (cf. Jornada del Emigrante y Refugiado 2018).
 
Al respecto de los comportamientos violentos de las personas que llegan, les compartimos el testimonio de una compañera que también estuvo en la experiencia de 10 días con la Asociación Elín en la que participamos algunos. Nosotros mismos pudimos hablar con el doctor al que hace referencia sobre lo sucedido el 26 de Julio:
 
“Habrá que decir a quienes compartan esta opinión [se refiere a la querella por parte de la Asociación Independiente de la Guardia Civil en la que señala a 602 migrantes del 26 de Julio como “grupo criminal”, según podéis leer aquí] que las 140 personas de ese grupo que hemos conocido no tienen nada de violentas ni pertenecen a ningún grupo criminal. Puede haber habido alguna persona violenta, pero en todo caso una absoluta minoría. No se puede acusar a 602 personas de esos hechos. Un médico con el que hablamos  dijo que ese día estuvo en urgencias y que los heridos de cada una de las partes no tenían nada que ver ni en numero ni en gravedad de las lesiones (con lo que se decía). En el caso de los Guardias Civiles, hubo casos aislados, no generalizables. La mayoría de los Guardias Civiles atendidos se habían lesionado como resultado de la situación (caídas, resbalones…), no por agresión directa de alguien”.
 
Apuntado lo anterior, podemos preguntarnos: ¿Quién ejerce la violencia? ¿Ellos o nosotros en sus países y en las fronteras? Sin querer justificar nada, porque lo deseable es que no haya heridos ni entre la Guardia Civil ni entre los inmigrantes y que no se ejerza la violencia de ninguna forma, ¿se puede catalogar lo que los inmigrantes hacen de violencia o de defensa?.
 
José Ramón García, cmf, Coordinador del SOMI (Secretariado Solidaridad y Misión del SOMI).
 
(Aquí abajo podéis ver algunas fotos del encuentro de 10 días en Ceuta con la Asociación Elín al que se alude y el que participaron, además de José Ramón, otros dos misioneros claretianos de nuestra Provincia: José Antonio Benítez y Gabriel Ponce. En él tuvieron la ocasión de estar con algunos de los subsaharianos que entraron el día 22 de Agosto en Ceuta)
 
 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.