«Dame ahora mismo, en una bandeja, la cabeza de Juan Bautista… El rey lo sintió; pero por el juramento y los invitados, ordenó que se la dieran y mandó decapitar a Juan en la cárcel».

Juan muere por decir la verdad y por denunciar actitudes que no van en línea recta con lo que agrada a Dios y humaniza al hombre. 

Y cuando la mentira se siente atacada quiere eliminar la verdad. 

En todos los tiempos ha habido y sigue habiendo mártires como Juan el Bautista. También en nuestros días conocemos situaciones y personas que proclaman la verdad. 

Y la mentira, a veces disfrazada de distintos nombres y maneras, intenta acallar sus voces, incluso hasta con la muerte. 

El evangelio de hoy es una llamada a la valentía y a dar la cara por la verdad. Seguro que hoy mismo se te van a presentar muchas ocasiones para poder practicar la valentía y el dar la cara por la verdad. 

Sé valiente y no tengas miedo. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.