• Mateo 19, 27-29:
“El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer hijos o tierras, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna”. 
 
Jesús siempre nos invita a seguirle, pero nunca nos obliga. 
Seguirle a Él tiene que ser un acto muy libre por parte nuestra. Jesús sólo invita y promete. 
Su promesa es recibir cien veces más de aquello que se deja por seguirle.
Quien opta por Jesús y por su Evangelio nunca será defraudado. 
Pero nos aferramos a nuestros pequeños intereses y nos dejamos perder el gran tesoro que se nos da en Jesús. 
Que para tí Jesús sea siempre lo primero. No pienses nunca en lo que pierdes sino en lo que ganas cuando lo eliges a Él. Pídele que te ayude a poner detrás de Él todo lo que en tu vida está delante o primero que Él. 
Buenos días.
 
Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.