Mateo 10, 24-33:
“Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo”.

El comentario que podemos hacer al trozo del Evangelio de hoy es muy parecido al de ayer.
Durante este tiempo veraniego solemos tener más encuentros con los demás, nos relacionamos más con la gente, vivimos más hacia fuera, estamos más tiempo en la calle…
Esto nos posibilita y también nos lleva a que nuestro testimonio de cristianos lo tengamos que hacer muchas veces más claro y patente.
También en verano tenemos que ser valientes testigos de la fe que profesamos.
No podemos guardar nuestro ser cristiano con la ropa del invierno.
Somos testigos con nuestra conducta y también con nuestras palabras.
Ni mucho menos es cuestión de ser unos “cruzados”. Pero tampoco unos atemorizados y dominados por el miedo. No podemos ir con las cruces en alto, pero tampoco con las manos atadas y la boca amordazada.
Pide al Señor que sepas llevar a tu vida las palabras del Evangelio de hoy: “Sí uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo”.
Sé valiente en tu testimonio cristiano. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.