“Como ovejas sin pastor”. “Venid a descansar”. Buscamos, porque es justo y  necesario, la tranquilidad y el descanso. Conviene hacer “stop”, repostar energías, cargar pilas. Mas, por encima de la legitimidad y el derecho, está la misericordia, la generosidad, la entrega sin condicionamientos. Y eso no puede faltar nunca en nuestras familias. De eso no debemos tener “vacaciones”. Entre otras cosas porque hay en ella ovejas faltas de pastor…

Propuesta para cuidar tu familia:

La Iglesia, las Comunidades, las FAMILIAS, son rebaño. Las ovejas se dejan guiar. El pastor evita el error y, en ningún caso, se ausenta y abandona. Pensemos en algún momento de la semana en nuestras ausencias, omisiones, escasa  implicación… a nivel Eclesial, FAMILIAR, social…

Manuel Devolx

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.