«Por sus frutos los conoceréis». 

Por nuestro bautismo y nuestra confirmación todos los cristianos somos profetas. 

Ser profeta no significa predecir el futuro. A eso le podemos llamar ser adivino. 

Ser profeta en cristiano quiere decir ser persona que anuncia el Evangelio de Jesús. 

Y este anuncio lo podemos hacer desde la autenticidad o desde la falsedad. 

Ser auténtico profeta es ser profeta como lo fue Jesús: 

anunciando el amor de Dios, 

anunciando el perdón y la misericordia del Padre, 

anunciando el perdón de los hermanos de los unos para con los otros, 

anunciando la alegría de la salvación,

anunciando, en definitiva, que somos hijos de Dios y hermanos todos los unos de los otros. 

Somos falsos profetas cuando somos profetas de calamidades, de castigos y de condenaciones. 

Reaviva en tì el don que tienes de ser profeta. 

Intenta ser profeta desde el estilo de Jesús y que conozcan por los frutos la vida que quieres transmitir. 

«Por sus frutos los conoceréis». 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.