Ronda de luna triste, ¡piel de oliva!,
los niños juegan rotos de esperanza,
y en el viento salino la mar danza
hasta arrimar sus cuerpos  ola  arriba.

Los va arropando una serviola viva
de caballitos álgidos en lanza…
Cobrizos sus ojitos,  ya no avanza
la  rueda rubia, conjugada y viva.

Desmiga la tristeza luna dulce
con tu herrumbre de cráteres menguantes,
que los niños columpian  sin su silla.

Canción de ronda pobre y luna dulce
que dispersa los miedos inmigrantes,
¡lleva sus cuerpecitos a la orilla!

Ramón Uzcátegui, sc

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.