“Jesús acomodaba el mensaje a la capacidad de entender de la gente”.
En este Evangelio se nos,presenta el proceso de crecimiento de la semilla, léase de nuestra vida de cristianos, tanto en nosotros mismos, como en la de las personas que conforman nuestro entorno, entendiéndose principalmente como tal entorno inmediato a nuestra familia: esposos, hijos, resto de familia, y también a aquellos que con nosotros se relacionan por actividades sociales, laborales, etc.

Propuesta para cuidar la familia:

Durante esta semana procuremos hablar, dialogar, explicar la PALABRA (la semilla) y busquemos momentos de oración “conjunta”, pidiendo al Señor su ayuda para que lo que decimos lo hagamos vida en nosotros, y de esta forma VIVAMOS COHERENTES ENTRE LO QUE DECIMOS Y HACEMOS, siendo sembradores del Reino.

Pilar López y Joaquin Devolx.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.