«Creo, pero ayuda mi falta de fe». 

El trozo del Evangelio de hoy es continuación, en el Evangelio de San Marcos, de la Transfiguración de Jesús en el Monte Tabor. 

Jesús no se queda en el monte sino que baja con los tres discípulos que han sido testigos de su gloria, para ocuparse de las cosas de los hombres. 

Y, como siempre, se preocupa de sus problemas y de sus necesidades. 

Se encuentra con un padre que pide la curación de su hijo. Un padre que tiene la fe incipiente en Jesús. Pero es también un hombre que pide a Jesús que aumente su fe. 

Jesús coge al niño de la mano y, después de curar su enfermedad, pone al niño de pie. 

Todo es posible al que tiene fe. Pide hoy a Jesús haciendo tuya la oración que este padre un día le dirigió: «Creo, pero ayuda mi falta de fe». 

Comprobarás que también Jesús te coge de la mano y te pone en pie. Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.