“Que sean uno como nosotros… No ruego que los retires del mundo, sino que los guardes del mal… Como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo”.

Nos estamos acercando a la gran solemnidad de Pentecostés. Pentecostés es la celebración de la venida del Espíritu Santo sobre toda la iglesia. 

Ese Espíritu que un día invadió el corazón y la vida de los apóstoles y discípulos de Jesús es el mismo Espíritu que hoy sigue empapando los corazones de todos nosotros para que seamos testigos de Jesús resucitado.

Jesús, con la fuerza del Espíritu, nos envía al mundo para que proclamemos con nuestra vida, nuestras obras y palabras el Evangelio de Jesús. 

Pide hoy esa fuerza del Espíritu para ser su testigo allí donde tu vida se desarrolla normalmente. Pide los dones del Espíritu. 

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.