«Cuando venga el Paráclito, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, Él dará testimonio de mí y también vosotros daréis testimonio». 

No perdamos de vista que el Evangelio siempre es nuevo. Es la eterna novedad que siempre se estará oponiendo a lo viejo. 

Que siempre se opondrá a todo lo que hace al hombre ser viejo: la pasividad, la comodidad, la cobardía y el egoísmo, el apoltronamiento… 

Y es lógico que todo lo que tenemos de viejo, tanto en nosotros mismos como en la sociedad, se revele y quiera aniquilar todo lo que es nuevo. 

Sufriremos de una u otra forma siempre que queramos vivir la novedad del Evangelio. 

Jesús nos dice hoy que no tambaleemos en estos momentos porque el Espíritu Santo, el Defensor, estará siempre junto a nosotros. 

Él será nuestra fortaleza y nuestra defensa inquebrantable. 

Sigue pidiendo el Espíritu Santo que Jesús nos envía desde el Padre.

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.