Del 25 al 27 de abril se ha celebrado en Bilbao el encuentro anual de los prefectos de apostolado de Europa. Por parte de nuestra Provincia asistió Pedro Cabrera, cmf, Prefecto de Evangelización Misionera. La reunión fue muy interesante y giró en torno a la acogida a los refugiados.
Os dejamos aquí la crónica del Encuentro realizada por Juan A. Martín, cmf, Prefecto de Apostolado de la Provincia de Euskal Herría.

“Recogiendo el testigo del encuentro del año pasado en Alemania, y atendiendo a la petición que allí se hizo, el encuentro ha estado centrado en la realidad de las personas refugiadas en Europa. 

Después de la acogida y presentación del encuentro el día 25 por la tarde, el jueves 26 pudimos acercarnos a la situación de las personas refugiadas en Europa de la mano de Miguel González, coordinador del Servicio Jesuita a Migrantes y director de la Fundación Social Ignacio Ellacuría. Su charla nos permitió conocer de primera mano las principales problemáticas que se están dando en la actualidad ante esta realidad. Frente a los tópicos que encontramos en la sociedad, nos recordó que las personas refugiadas que llegan a Europa son una minoría, ya que la mayoría están en países en vías de desarrollo. También nos presentó la situación de tantas personas que están en la llamada “zona gris” (zona intermedia entre las personas migrantes y las personas refugiadas) y cuya situación no queda recogida dentro de lo que se reconoce como persona refugiada. Por último, nos mostró claramente cómo la política de Europa tiene como objetivo primero el evitar que la gente llegue, para lo que se externalizan las fronteras, se restringen los derechos y se busca la expulsión o retorno a su país de origen.

La segunda parte de la mañana del jueves tuvimos una mesa redonda en la que participaron Elena (CEAR), Amaia (ongiEtorriErrefuxiatuak), Miguel (servicio jesuita a migrantes) y el matrimonio formado por Laura y Karim (matrimonio venezolano que ha estado dos meses y medio en Claret Enea). El testimonio de éstos últimos resultó especialmente enriquecedor. A todos ellos les preguntamos qué nos pedían a nosotros, congregación misionera, ante la realidad de las personas refugiadas. Recogemos a continuación algunas de las cosas que nos pedían: sensibilizar y concienciar a la sociedad de esta realidad (visibilizarla, desmitificar tópicos…), poner nombre a la injusticia, favorecer iniciativas de acompañamiento a estas personas (con un fuerte subrayado a escucharles), implicarnos en plataformas sociales, seguir cuidando el proyecto Claret Enea, ofrecer experiencias de hospitalidad concreta en nuestras comunidades religiosas, cuidar el acompañamiento espiritual a estas personas, buscar y ofrecer espacios de diálogo…

Por la tarde, en un primer momento Artur Teixeira, prefecto general de apostolado, partiendo de las apuestas del Capítulo General, compartió con nosotros algunas de las concreciones que se están dando en la congregación en este campo (Jimaní, Ciudad Juárez, Nigeria, Chad…); es grande el trabajo que se está dando en la congregación en este campo. A continuación, Vincent Anes, secretario general de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC), tomando como referencia varios pasajes bíblicos, compartió unas palabras con deseo de sensibilizarnos ante esta realidad partiendo de la experiencia que está teniendo en este campo y haciendo alusión, al mismo tiempo, al magisterio del papa Francisco.

A continuación fuimos a conocer el proyecto Claret Enea, en el barrio de San Francisco. Agustín Ortiz, coordinador del SOMI de Euskal Herria, nos hizo una detallada presentación de este ambicioso proyecto de la provincia de Euskal Herria. Atendiendo a las llamadas de los últimos Capítulos y ante la realidad del barrio de San Francisco la provincia decidió hacer una fuerte apuesta por este proyecto de integración social. Su pretensión es ofrecer los pasos necesarios para que una persona pueda ir cubriendo las distintas necesidades que tiene (desde las más básicas hasta la de capacitarse profesionalmente) para poder insertarse en la sociedad. Además del reparto de comida, el albergue invernal, el centro de día y los cursos/talleres que se imparten, se destaca una planta destinada a familias en situación de alta vulnerabilidad y otra destinada a personas refugiadas. Después de la presentación del proyecto fuimos conociendo las distintas plantas del edificio, que también expresan el deseo de que todo esté cuidado con vistas a que el edificio sea un hogar (de ahí su nombre, Claret Enea) que cree un clima familiar que favorezca un clima de hospitalidad para quienes están ahí. Terminamos la visita compartiendo una merienda con la comunidad claretiana que ahí reside. Valoramos y agradecemos mucho a la provincia de Euskal Herria su valiente apuesta por este proyecto, y esperamos que sea estímulo para que se multipliquen otras respuestas creativas en la congregación.

El viernes 27 pudimos conocer el proyecto marco que se ha elaborado entre los organismos de Catalunya, Euskal Herria, Francia e Italia (que pronto formarán un nuevo organismo) referido al mundo de la inclusión. Dicha presentación la realizó Agustín Ortiz, miembro de la comisión redactora de dicho proyecto marco. El proyecto fue bien valorado, pues si bien es verdad que las realidades de los organismos son distintas, vemos que puede ser una herramienta válida para otros organismos. Este proyecto marco será también presentado en el próximo encuentro de evangelizadores que están en las periferias, que tendrá lugar en Guatemala en los próximos meses.

Una vez presentado este proyecto marco dejamos un tiempo de silencio para recoger los ecos y las llamadas que hemos escuchado en este encuentro. Recogemos aquí algunos de los ecos comentados en la sala: agradecimiento ante la respuesta creativa de Claret Enea por parte de Euskal Herria, llamada a cuestionar nuestra mirada creyente sobre la realidad, agradecimiento por el testimonio de la pareja venezolana, llamada a colaborar con otras asociaciones… Junto con esos ecos, compartíamos también los siguientes sueños sobre esta realidad: que en cada organismo seamos capaces de hacer una reflexión serena sobre esta realidad y sepamos dar respuestas adecuadas y concretas, dejar atrás proyectos individuales y abrirnos a trabajar con otros, que esto nos ayude a partir de la centralidad de la persona en todos nuestros trabajos…

Por último, se presentó la propuesta de tener un encuentro bienal de JPIC en Europa. Esta propuesta (que tendrá que desarrollarse con más detalle en cuanto a sus objetivos, destinatarios, periodicidad…), ya era algo que se hacía en otros tiempos y ahora se ve oportuno retomar.  Decidimos que este primer encuentro, será organizado por la provincia de Santiago en mayo del próximo año (del 10 al 12), dando la idea de que pueda ser útil para el mismo el documento del encuentro que hubo en Vic sobre JPIC (releerlo, ver cómo se está concretando…).

Damos gracias a Dios por este encuentro en el que hemos podido celebrar juntos la fe y nuestra reflexión misionera en fraternidad claretiana. Agradecemos la atención que nos han dado en la casa de espiritualidad de Begoña y el servicio de traducción de Sarin, estudiante de Euskal Herria. Nos encomendamos a la Virgen de Begoña para que nos enseñe a crecer en confianza y disponibilidad ante las llamadas que nos hace Dios a través de esta realidad tan dramática de tantas y tantas personas que huyen de sus países. Que María nos enseñe vivir y extender la cultura de la hospitalidad para con estos hermanos y hermanas nuestros”.

Juan Martín A, cmf.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.