“Señor, ¿a quién vamos a acudir?. Tú tienes palabras de vida eterna”. 

¿Has pensado alguna vez en el número de palabras que puedes pronunciar a lo largo de un día normal de tu vida?. 

¿Y has pensado alguna vez en el número de palabras que puedes escuchar a lo largo de un día normal de tu vida?. 

En ese número de palabras habrá palabras de todo tipo: palabras de aliento, de bendición, de alegría, de consuelo… 

Y puede que también estén presentes palabras de cólera, de desprecio, de tristeza… 

Entre tantas palabras pronunciadas y escuchadas por todas partes, de tantas maneras y de tantos medios, puede que se nos olvide escuchar con frecuencia y diariamente la palabra de Jesús. Y sólo Él tiene palabras de vida eterna. Sus palabras son espíritu y vida. 

Que no se te pase ni un solo día sin escuchar las palabras de Jesús.

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.