“Jesús tomó los panes, dijo la accición de gracias y los repartió a los que estaban sentados y lo mismo todo lo que quisieron del pescado”. 

¡Qué maravillas hace Jesús con cinco panes de cebada y dos peces!. Sacia el hambre de más de cinco mil personas. 

Pero para realizar el milagro quiere la colaboración de un muchacho. Nunca digas a Jesús que no sirves, que no estás preparado, que no tienes cualidades, que no puedes… Todo eso son excusas. 

Pon a disposición de Jesús lo poquito que eres y lo poquito que tienes. Él solo necesita de ese poco para realizar el milagro. 

Con tu pobre aportación, Jesús seguirá saciando el hambre de muchas personas no sólo necesitabas del pan material, sino también necesitadas del pan de la compañía, del perdón, de la alegría, del consuelo, de la cercanía y de tantos otros “panes”. 

Colabora hoy con Jesús para que los dos juntos hagáis en este día muchos “milagros”. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.