“Jesús vio a un publicano llamado Leví sentado al mostrador de los impuestos y le dijo: “SÍGUEME”. Él, dejándolo todo, se levantó y lo siguió”.

Todos tenemos nuestro “mostrador de impuestos”. Nos sentamos en él y desde él vamos pasando factura a todo el mundo, porque creemos que todos son nuestros deudores. Jesús hoy nos enseña a levantarnos y a dejar nuestro “mostrador de impuestos” para seguirle a Él. 

Deja de creer que todos te deben y que te tienen que estar agradecidos. 

Lo importante es seguir a Jesús e ir dejando nuestros “impuestos” para con los demás. 

Como Leví, ofrece tú también un “banquete” en el que se sirva sin medida la gratuidad y el agradecimiento. 

Y que este banquete te dure todos los días. Seguro que te sentirás feliz porque de esa manera también Jesús se sentará a tu mesa y multiplicará con creces todo aquello que tú das gratuitamente y agradecido. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.