A toro pasado, os invito a revisar lo que han sido las fechas navideñas, para ver si han tenido más de NAVIDADES  o más de CONSUMISTAS…

Os quiero compartir que cuando me pica con mucho urgencia el deseo de tener algo, sobre todo algo que interiormente sé que no es “tan urgente”, me ayuda el: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa”; y sobre todo el trozo de: “Quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta”.

Y para cuando de todas formas, el consumismo me ha podido, como un amigo me sugería, recuerdo las palabras de Jesús: “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Con todo, Dios nos regala el nuevo año para crecer en seguimiento a Jesús, en fidelidad a él, en fortalecer nuestra relación a través de la oración, los sacramentos y la acción con los que necesitan de nosotros; y para entrenarnos para la prueba que, al final, acabarán siendo para nuestra vida cristiana las próximas Navidades.

Equipo de Redacción

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.