(Este poema de Blas Márquez ha sido elegido por nuestro Secretariado Solidaridad y Misión (SOMI) para su felicitación navideña)

Belén alternativo

Cayó la noche sobre el barrio
y una luna mendiga
acarició los rostros desolados
que en la calle velaban, con los ojos en flor,
la pleamar de sus sueños.

Ni ángeles ni estrellas encendidas.
Solo la luna inmensa de sus ojos
adelantando el alba.

Y en la esfera del mundo,
Dios se abrió paso entre las sombras
y reclinó su Verbo entre pañales.

María, sin palabras, guardaba en su interior
la primera sonrisa de aquel Niño
que deslumbraba la noche
y descendía como un río
en los rostros iluminados
de cinco continentes.
Ni muros ni fronteras.
La Madre-Tierra está preñada
y en su vientre germinan impacientes
las semillas de un sol multiplicado
que disipe las sombras y nos invite
al parto de la vida.

Las manos, todas las manos
para abrazar la tierra
y hacer posibles nuestros sueños:
El sueño de la vida en abundancia,
un mundo sin barreras ni alambradas
y una mesa común
donde los pobres tengan su voz y su palabra,

y un pan entre sus manos doloridas.
Pongámonos en pie que el tiempo apremia.
Un Mundo Nuevo estalla en nuestras manos.

Blas Márquez, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.