Pocos de los que lean estas líneas no conocen «El Principito», ese magnífico y entrañable libro de Antoine de Saint-Exupéry. Sin embargo menos conocida es la faceta religiosa de este piloto y escritor. Os dejo aquí, precisamente, una oración escrita por él que llama la atención por el objeto de la misma, que refleja una personalidad humilde, sencilla y deseosa de vivir aceptando el presente. Además, parece que fue escrita en un momento especialmente difícil para él. Que la disfrutéis… y oréis con ella.

José Manuel Caselles, cmf

No pido milagros y visiones, Señor, pido la fuerza para la vida 
diaria. Enseñame el arte de los pequeños pasos.

Hazme hábil e inventivo para notar a tiempo, en la multiplicidad y 
variedad de lo cotidiano, los conocimientos y experiencias que me 
atañen.

Hazme seguro en la correcta distribucion del tiempo. Obsequiame el 
tacto para distinguir lo primario de lo secundario.

Hazme comprender que los sueños poco ayudan al pasado y al futuro. 
Ayúdame a hacer lo siguiente lo mejor que me es posible y a 
reconocer que esta hora es la mas importante.

Guardame de la ingenua creencia de que en la vida todo debe salir 
bien. Obsequiame el sensato reconocimiento de que las dificultades, 
las derrotas, los fracasos, los contratiempos son una añadidura 
natural a la vida, que nos empujan a crecer y madurar.

Recuerdame que el corazon muchas veces hace huelga contra la razon. 
Enviame en el momento justo a alguien que tenga el valor de decirme 
la verdad con amor.

Tu sabes cuan necesitados estamos de la amistad. Concedeme el estar 
preparado a éste el mas hermoso, mas dificil, mas arriesgado y mas 
delicado regalo que nos ofrece la vida.

Provéeme de la fantasia necesaria para entregar en el momento 
preciso, en el lugar adecuado un paquetito de bondad, con o sin 
palabras.

Haz de mi un ser humano cual nave con el calado necesario para poder 
alcanzar tambien a los que estan abajo.

Preservame del temor del que podria perderme de vivir. No me des lo 
que yo pido, sino lo que necesito.

iEnseñame el arte de los pequeños pasos!

Antoine de Saint-Exupéry

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.