Juventino Rodríguez es un misionero claretiano de la Provincia Bética que en la actualidad se haya realizando su tarea misionera en Cuba. Nos ha enviado una crónica del paso de la Cruz de la JMJ (Jornada Mundial de la Juventud) por la Parroquia en la que se encuentra:

El 16 de Octubre de 2017 ha sido un día histórico para la Parroquia Purísima Concepción de Ti Arriba. En el templo parroquial, Iglesia de San José en La Maya, hemos recibido la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Panamá 2019 y el Icono de la Virgen, Salvadora del Pueblo de Roma, que peregrinan en estos días por toda Cuba, en su caminar por todos el mundo desde el ya lejano año 1984.

Pasadas las 9.00 am llegaban, procedentes de Guantánamo, los signos del JMJ, la Cruz y el Icono de la Virgen. El P. Raulito y un grupo de jóvenes nos los entregaron y, en acogida entusiasta, la Comunidad de los Misioneros Claretianos y la comunidad de La Maya los hemos recibido para acompañarlos durante todo el día.

Han sido momentos memorables y sentidos al poder contemplar, ver y mirar, tocar y besar, abrazar…, también nosotros, esta Cruz y el Icono de la Virgen peregrinos por tantas naciones y países.

Durante todo el día las visitas de la gente han ido jalonando las horas tan especiales que hemos tenido el privilegio de vivir.

Al atardecer tuvimos la Vigilia ante la Cruz del Señor. Pudimos orar y rezar por nosotros y por todo el mundo, por toda la Iglesia, por todos los jóvenes de nuestra parroquia y de toda la Arquidiócesis de Santiago de Cuba, tuvimos ocasión de poder escuchar los Mensajes de la Cruz del Señor y acogerlos con fe en nuestras vidas. Y, sobre todo, pudimos depositar en la Cruz del Señor nuestras granes y pequeñas cruces y expresar personalmente ante la Cruz y el Icono de la Virgen con variados y sentidos gestos, llenos de ternura y de emoción, nuestros mejores compromisos.

Nos acompañaron en esta Vigilia el P. Eduardo, Coordinador para la Arquidiócesis de Santiago de Cuba de todo el peregrinar de estos signos del JMJ y un buen grupo de jóvenes, venidos de Santiago de Cuba.

La canción Alma Misionera cerraba este evento histórico, lleno de inmensa alegría, y despedíamos la Cruz y el Icono de la Virgen que seguían su peregrinar hasta Santiago de Cuba.

En La Maya, en este pequeño rincón del oriente cubano, hemos sentido en este día el latido del mundo, el latido esperanzador de tantos jóvenes que sienten el llamado de Jesús a ser discípulos misioneros por los caminos del mundo. Nos alegra saber que en este camino, lago camino, siempre nos acompaña y nos une la Caridad, la Virgen de la Caridad del Cobre.

Juventino Rodríguez y Jean Edouard, cmff.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.