“Jesús se puso en pie, increpó a los vientos y al lago, y vino una gran calma”. 

Jesús nunca deja de estar muy cerca de nosotros. Él mismo lo prometió: “yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo”. 

A veces puede parecer que está dormido o que se desentiende de nosotros y parece que nos hundimos. Como nos dice hoy el Evangelio, de pronto se levantan temporales tan fuertes que nuestra pobre barca parece desaparecer en las olas. 

No dudes en estos momentos de acercarte a Él y de gritarle como hicieron los discípulos. Son momentos para confiar más en su Palabra, para agarrarnos más a la oración y pedirle su ayuda. 

Confía en Jesús y no dejes que el miedo se apodere de tí y creas que te ha abandonado. 

Recuerda: “yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo”. 

Buenos días.

Antonio Sajuján, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.