“El que persevere hasta el final, se salvará”. 

Jesús no quiere que nos llevemos a engaño. Nos pide que le sigamos. Pero claramente nos dice que en ese seguimiento se mezcla el gozo y la alegría con la cruz que diariamente hemos de llevar detrás de Él. 

Seguir a Jesús y estar junto a Él implica también compartir su sufrimiento, ser perseguido, experimentar la incomprensión incluso dar la vida, como la dio Él, por hacer triunfar su reino de justicia, de amor y de paz.

Hemos de ser sus testigos incluso en medio de las dificultades. Hemos de anunciar el Evangelio también en tiempos difíciles en los cuales no podemos perder la sonrisa y hemos de mantenernos fieles hasta las últimas consecuencias. 

Durante estos días de verano seguro que tendrás muchas ocasiones de dar la cara por Jesús en ambientes, en circunstancias, en situaciones, que no son precisamente las más adecuadas ni las más concordes con el Evangelio de Jesús.

Que siempre se cumpla en tí esta palabra de Jesús: “el que persevere hasta el final, se salvará”. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.