Dibujo las palabras en el viento
y  van saltando
de voz en voz
como mariposas de seda.

¡Qué extraña sensación!: son mis palabras
abriendo huecos en los árboles,
rozando la piel tan suave
de las nubes, hiriendo con sus sílabas
las aristas azules de una estrella fugaz.

A veces me detengo en el silencio
después que la palabra
agoniza sin trabas en mis labios.

¿Dónde van las palabras
si la mar anilló sus olas
y las estrellas se disputan
cada silaba sin lograr
rescatar el acento ni la música
que anida en cada verbo?

Si un día se borraran las palabras
de los libros y cada hoja sufriera
el deterioro del olvido
¿Sería igual la vida?

Si se apagan los sueños, ¿qué nos queda?
Si anudamos los verbos, ¿qué decimos?

Y Don Quijote sigue cabalgando
por las esquinas rotas de los sueños. 

Blas Márquez, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.