Esta semana de Junio vuelve a estar repleta de significativas efemérides “de santidad”. Además, celebramos la solemnidad del CORPUS,el Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, para perpetuar su presencia en la Humanidad y conseguir que vivamos la unidad en el Espíritu. Como escribió san Cirilo: “Cristo, que es Dios y Hombre a la vez, es el vínculo de la Unidad”.

También festejamos a San Antonio de Padua o de Lisboa, uno de esos santos tan populares que pertenecen a todo el mundo: la Naturaleza entera es su hogar.

Pero nos fijamos de modo particular en Santa María Micaela del Santísimo Sacramento, fundadora de las Adoratrices y conocida del Padre Claret -quien la llamó para que acudiese a la corte de Isabel II para también realizar su obra apostólica desde allí-. Micaela vivió con pasión la Adoración al Santísimo y, a la par, su preocupación por las mujeres víctimas de la prostitución. Una hermosa manera de conjugar las dos dimensiones de nuestra vida como seguidores de Jesús.

¿Cómo compaginas tú la “adoración” a Dios y el “servicio” a los más débiles y frágiles?

Antonio Bolívar, cmf

 

.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.