“A vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer”.

Jesús hoy nos da el título de amigos. La razón es que nos ha descubierto lo que Él más aprecia y lo que considera lo más importante: el amor del Padre. 

Él mismo es la encarnación de este amor. 

Contemplándole a Él entendemos el amor del Padre. Y en Él contemplamos que su amor es un amor que valora, enriquece, se desvive, ayuda, soluciona, da la vida en constante actitud de servicio y de entrega… 

Este es el amor que Jesús nos manda practicar y no como algo que se nos impone desde fuera, sino como algo que nos brota de dentro ahogando todos nuestros deseos de poseer, de dominar, de apropiarnos o de aprovecharnos de los demás. 

Contempla una vez más a Jesús y repítele muchas veces que también tú quieres ser su amigo. 

Buenos días.

Antonio Sanjuán, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.