“Jesús dijo a sus discípulos: quien me ha visto a mí ha visto al Padre”. 

Jesús es la versión humana de Dios. El Padre nos quiere tanto, que ha querido que lo veamos, lo escuchemos, lo sintamos, como vemos, escuchamos y sentimos los seres humanos. 

Jesucristo, Dios hecho hombre, nos revela quién es el Padre. Sus palabras, sus hechos, sus sentimientos, su vida toda, es el sacramento del Padre, que es como decir que Jesús es la versión sensible de Dios. 

Jesucristo es el amor encarnado del Padre. Si quieres conocer a Dios, conoce a Jesucristo. En la medida en que te acerques y conozcas a Jesús, te acercarás y conocerás al Padre. Porque el Padre está en Jesús y Jesús está en el Padre. 

Haz el propósito de acercarte diariamente a Jesús para conocerle cada día más a ir descubriendo y sintiendo cada día más el amor que el Padre nos tiene. 

Buenos días.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.