Un hombre y su mujer van de vacaciones a Jerusalén y, mientras paseaban, la esposa fallece.
El de la funeraria le dice al marido:

  • Tiene vd. la opción de llevársela a España por 10.000 euros o de enterrarla aquí por 1.000.
  • Me la llevo a España -responde el hombre-.

El de la funeraria le pregunta:

  • ¿Cómo va a hacer ese gasto pudiéndola enterrar en Tierra Santa? 

El marido le dice:

  • Pues… porque hace muchos años aquí murió un hombre y a los 3 días resucitó.  Y, sinceramente, por 9.000 euros… ¡prefiero no arriesgarme!

Antonio Morcillo, cmf

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.