En la Parroquia Nuestra Señora de El Pilar, en Tenerife, celebraron el pasado fin de semana -en el marco de una de las eucaristías dominicales- la bendición y acogida de cuatro mamás emabrazadas. Fue una sencilla y profunda celebración para hacer presente al Dios de la Vida que, en este caso, llena de vida a las familias que están de “buena esperanza”. Desde aquí damos gracias a Dios por ellas y por todas las madres embarazadas de nuestras diferentes posiciones pastorales, pidiéndole al mismo tiempo que las cuide y haga de estos meses un tiempo especial de gracia, comunión y amor.

(Aprovechamos y os copiamos una de las muchas oraciones que podemos encontrar en internet para mujeres embarazadas, por si tenéis alguien a quien os gustase enviársela)

 
Padre que estás en los cielos, tengo en mi seno ahora un pequeñito, débil y vulnerable, que ya está transformando todo mi cuerpo y todo mi corazón.
¡Gracias por habérmelo confiado!
¡Gracias por permitirme acogerlo como María acogió a Jesús el día de la Anunciación!
¡Gracias por poder acogerlo como mi madre me acogió cuando sintió mi presencia en lo más íntimo de su ser!
Padre que nos amas, estoy maravillada ante esta vida tan secreta y palpitante, tan frágil y llena de promesas.
¡Gracias por haberme dado los ojos del corazón, que me permiten ya ver a este niño en un momento en que todavía no es visible!
Padre lleno de ternura, ayúdame a hacer cada día lo que puedo hacer para que este niño sea feliz.
Te pido, Padre de toda gracia, poder transmitir a este niño, toda la fe, la esperanza y el amor que llevo en mi corazón.
Por fin, te ruego, Padre, que nos guardes bajo tu amparo, a mi hijo que primero es tuyo, y a mí y mi familia, ahora y siempre.
Amén.

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.