«Sed misericordiosos… No juzguéis… No condenéis… Perdonad… Dad… La medida que uséis, la usarán con vosotros».

Qué medidas tan distintas empleamos para medirnos a nosotros mismos y para medir a los demás!.

Este lunes de Cuaresma puede ser un buen día para que revises tus medidas:

– De capacidad: ¿Hasta cuánto eres capaz de perdonar?¿Eres de aquellos que dicen «perdono pero no olvido»? Ten en cuenta que así no perdona Dios.

– De longitud: ¿Hasta dónde llega tu medida de amor y de misericordia?. Recuerda que la medida del amor de Dios es el amar sin medida.

– De peso: ¿Es justa tu balanza de pesar? ¿No cargas más o inclinas más la balanza según tus intereses personales? Dios siempre se inclina por la Misericordia.

* Perdona quemando y haciendo cenizas.

* Ama sin medida.

* Llénate de misericordia.

Buenos días.