Celebración de la beatificación de los mártires claretianos


 

amar merece la vida

Amar merce la VIDA

Este fin de semana en Sevilla, tuvo lugar la celebración de Acción de Gracias por la beatificación de los mártires por la fe, misioneros claretianos, que en Sigüenza y en Fernán Caballero, dejaron su vida, o mejor alcanzaron la VIDA con mayúsculas. Allí nos congregamos  familiares de los mártires, la familia claretiana, y miembros de las comunidades de todos los colegios, parroquias y demás posiciones claretianas de la provincia Bética (Andalucía, Canarias y Extremadura).

Fue un momento de comunión y de vida, especialmente de vida, en donde todos: niños, jóvenes, adultos; seglares, misioneros, religiosas;  vivimos intensamente la acción de gracias por todos aquellos jóvenes, (de entre 20 y 47 años), que se pusieron “a tiro por amor”.

Las celebraciones comenzaron con una concentración de los jóvenes en el colegio de las Esclavas; desde allí, nos juntamos con todos los fieles para celebrar en la Iglesia del Salvador, el acto central del día: la Eucaristía solemne presidida por el Obispo de Sevilla y con la participaci´`on de muchísimos fieles venidos de toda España e incluso de Colombia, de donde era uno de los mártires y el Obispo auxiliar de Trujillo, en Perú.

Más tarde y después de un ágape en el Colegio Claret de Sevilla, los jóvenes prepararon una serie de actos por el centro de la ciudad, en donde formaron una diana, un corazón y una saeta, testimoniando el ponerse disponible al amor, incluso hasta la muerte. Al mismo tiempo, se inauguró una exposición sobre la vida y los últimos días de los misioneros claretianos.

El día finalizó con un espectáculo organizado por la Pastoral Juvenil de la provincia, espectáculo inmenso, en el que participaron jóvenes de todas las posiciones claretianas, incluida la de Las Palmas, en donde con mucho humor, con música, con oración también, pero especialmente con mucho cariño, se demostró que vale la pena vivir amando hasta el final.

María Dolores Sosa Servan